Harto de no tener un blog. Tengo más inseguridades que ganas de escribir.

El desesperado, es un cuadro del pintor francés Gustave Courbet realizado en 1845.
El desesperado es un cuadro del pintor francés Gustave Courbet. Realizado en 1845, es un autorretrato del artista en la imagen de un hombre joven que mira al espectador con desesperación e impaciencia.

Estoy harto de no tener un blog. Específicamente, estoy harto de no tener un blog de viajes, pero estoy seguro que podría escribir sobre cualquier cosa (menos sobre moda, que ese tema jamás me ha quedado). A ver, los últimos cuatro años de mi vida los he pasado viajando… y qué viajes eh! Tan solo el año pasado realice poco más de 50 viajes. ¿Sabes lo que te digo? Estoy hecho de historias, de victorias, de fracasos, de reflexiones. Estoy hecho de consejos. Consejos que alguna vez en el camino alguien me dio, y yo no he podido transmitir.

“Hay que recuperar, mantener y transmitir la memoria histórica, porque se empieza por el olvido y se termina en la indiferencia”

― José Saramago

Llevo casi más de dos años queriendo relatar mi andar, y no por presumir que mi instagram esta vacio , sino por una necesidad genuina de inspirar a mis amigos a que aprendan (por medio del viaje) que hay tantos puntos de vista por conocer y tanta belleza por descubrir. Y cuidado, que la belleza de la que les quiero hablar no esta en la foto, esta en la convivencia, en la experiencia, en el contacto directo con la realidad.

En esa realidad, tambien me di cuenta que aunque sepa en donde estoy soy un inseguro. Por eso aquí vengo a enlistar y a derribar cada una de las inseguridades que me estan limitando:

  1. No tengo nada interesante que decir. A ver, esto aunque no lo parezca es muy grave. Es cierto, que gran parte de mi infancia la pasé callado por pensar que no tenía nada interesante que decir, pero vamos, ahora con veintisiete años, he tenido la oportunidad de vivir cosas que la mayoría de la gente no ha podido y quizá no podrá en toda su vida. Cómo no voy a tener nada interesante que decir. En todo caso la pregunta sería ¿interesante para quién? Si es interesante para mi, me basta.

¿Cómo voy a convencer al mundo de que soy bueno en esto?
Bueno, no necesitas convencer al mundo, necesitas convencerte a ti.

2. Soy científico, no escritor. Va de nuevo, tengo formación científica, pero estoy convencido que mi vocación es escribir. Vocación es una palabra que viene de latín vocáre y significa acción de llamar, de ser llamado. Es el deseo de emprender una actividad.
En la época de El Renacimiento, se respetaba aun la multidiciplina, la polimatía. Es decir, se valoraba la capacidad de hacer cosas múltiples, sin ningún tipo de prejuicio. En aquellos tiempos, uno llegaba y decía “Mira, yo soy pintor, escultor, arquitecto, filosofo, poeta, botánico..” “Vale, demuéstralo”. Y si lo demostrabas, te respetaban toda la vida.

3. Ya nadie se toma el tiempo de leer, lo de ahora son los videos. Esto en parte es cierto, o si no son los videos son los audios (los podcast), y lo siento mucho, pero lo que me apasiona y lo que se me da, creo es la escritura.

No le pidas peras al olmo (ni manzanas, ni cerezas, ni un tutorial de youtube).

4. Es dificil vivir de un blog, el mundo del bloger es dificil. Goey, cualquier mundo es dificil vivir. He escuchado infinidad de veces a personas decir “El mundo del arte es dificil”, casi las mismas veces que he escuchado decir “El mundo de la ciencia es dificil”. Vamos, todos los mundos son difíciles, dificil es el mundo de la arquitectura, del diseño, de la poesía, de la ingeniería, de la botánica, de la música. ¿Sabes lo que te digo?

No he escuchado a nadie decir “Tu mundo es maravilloso, si tu lo quieres vivir, así que vívelo. Así que me lo dije a mi mismo.

5. Ya hay muchos blogs de viajes. Seguramente, si los hay. Ya lo decía Calle 13, en el mundo hay siete mil millones de habitantes, y aunque nos parecemos no somos los mismos.

6. Necesito un millón de seguidores. La realidad es que no los necesito, y esto es algo que me ha tardado muchísimo tiempo en entender. Las redes sociales nos han hecho creer que necesitamos un montón de seguidores para ser “exitoso” y la verdad es que no. Los últimos meses he estudiado las redes sociales de las personas que yo considero exitosas y muchas de ellas no pasan de los dos mil seguidores en Instagram.

Entendí que para ser un creador exitoso, no necesitas millones. Para ganarse la vida como artesano, fotógrafo, músico, diseñador, escritor, animador, creador de aplicaciones, empresario o inventor, solo necesitas que te siga la gente correcta. Y si le quieres poner un número, solo necesitas 1000 “seguidores” que valoren correctamente tu trabajo. Esas mil personas que irán y a verte cantar; que comprarán las versiones de tapa dura, rústica y audible de tu libro; que comprarán tu próximo cuadro sin siguiera haberlo visto; que vendrán a comer a tu restaurante una vez al mes.

7. No tengo tiempo. Mira, la vida son dos días y uno ya fue ayer. Que tristeza no tener tiempo para hacer las cosas que amas. Muchas veces (más de las que uno cree) no encontrar tiempo es un autosabotaje. Para lo que de verdad no tengo tiempo es para esperar a que llegue la inspiración, la suerte, la “gran oportunidad”.

Si, estoy harto de no tener un blog de viajes, pero estoy hasta la chingada de no empezar a hacerlo realidad. ¿Y TÚ POR QUÉ NO HAS EMPEZADO A HACER LO QUE TE APASIONA?

Me dicen el extranjero. Harto de no ser blogger. De niño quería ser revolucionario. Escribo por las noches para poder dormir de día.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store